REPENSANDO LA GEOPOLÍTICA DE AMÉRICA LATINA. ¿ES NECESARIO UN ESTUDIO GEOPOLÍTICO DE AMÉRICA DEL SUR?

Por Emilio Sánchez de Rojas Díaz, Analista del IEEE

Se ha producido un cambio apreciable en la política norteamericana hacia América latina. Obama ha sorprendido con ciertos movimientos diplomáticos que hacen pensar que ha retomado la iniciativa: El anuncio del Secretario de Estado John Kerry de que se abandonaba la vieja “Doctrina Moroe” y la reanudación de las relaciones diplomáticas con Cuba son dos ejemplos claros. Por otro lado, las inminentes elecciones norteamericanas, las recientes elecciones y referéndum en Americe del Sur, los posibles acuerdos de paz en Colombia, la desaceleración de la economía china, y la recesión consecuencia de la misma en gran parte del subcontinente, hacen pensar en cambios. Lo viejo, la hegemonía bolivariana, está en retroceso, pero lo nuevo, cuya verdadera identidad aún se desconoce, no ha terminado de aflorar. Mientras unos insisten en seguir al pasado, otros esperan a los que todavía no han llegado

 

INTRODUCCIÓN

En el año 2010 escribí un artículo publicado en una monografía del CESEDEN, donde me planteaba si era necesario un estudio geopolítico de América Latina. La llegada al poder en Estados Unidos del presidente Barak Obama, y su cambio de aproximación al resto del mundo, distanciándose de su antecesor George W Bush aparentemente era –en esos momentos- razón suficiente para mí. En la Cumbre de las Américas de 2009, a los pocos meses de su toma de posesión como presidente, Obama declaró1 : Esta Cumbre ofrece la oportunidad de un nuevo comienzo. Avanzar en la prosperidad, seguridad y libertad para las gentes de América depende de un “partenariado” del siglo XXI, liberado de las posturas del pasado…Pero, esto llevará un tiempo. Nada va a ocurrir de hoy a mañana. Y Concluía mi artículo con un párrafo extraído de otro de Mesa Gisbert: Hoy, que Estados Unidos ha decidido cambiar su papel en la región por primera vez desde que puso su mirada, sus intereses y sus excesos en el continente en el siglo XIX, América Latina tiene que demostrar que puede construir su futuro de modo “soberano”, que no aislado “aislado…¿De qué debemos despojarnos? ,De la lógica pendular, de la retórica ideológica de extremos, de la tentación del año cero de la Revolución y, sobre todo, del mesianismo… Necesitamos menos destinos manifiestos y más construcción cotidiana de instrumentos que nos den disciplina, orden, sentido de responsabilidad ciudadana, ligazón clara entre Estado y sociedad, que tiene un sólo nombre: tributo, y un sólo concepto: reciprocidad del Estado al tributario 2 . Obama mantuvo su palabra, de hecho no dio excesiva importancia al continente hasta prácticamente el último año de su mandato. Para el francés Ybes Lacoste, todo razonamiento geopolítico, para ser global, debe ser llevado a cabo a partir de distintos niveles de análisis espacial, desde el nivel planetario (con conjuntos que se miden en miles de kilómetros) hasta los niveles que se miden, en ciertos casos, en algunos centenares o incluso decenas de metros Pero el razonamiento geopolítico –mantiene Lacoste- debe tener también en cuenta acontecimientos que se han desarrollado anteriormente, hace más o menos tiempo, así como las ideas más o menos falsas o exactas que se han construido los dirigentes políticos de una lejana gran potencia3 Se ha producido un cambio apreciable en la política norteamericana hacia América latina. Algunos percibieron este cambio como un abandono de la región, al aplicar la estrategia de pivote hacia el pacifico. Pero en los últimos años de su mandato, Obama ha sorprendido con ciertos movimientos diplomáticos que hacen pensar que, no solo está dispuesto a cumplir sus promesas, sino que ha retomado la iniciativa: El anuncio del Secretario de Estado John Kerry sobre el abandono de la “Doctrina Morroe” y la reanudación de las relaciones diplomáticas con Cuba son dos ejemplos claros. El análisis que nos proponemos realizar, debe partir de la geografía, ya que la geografía en el subcontinente América del Sur es un determinante importante de su geopolítica, pero también debe contemplar la actuación de las grandes potencias exteriores a la región, particularmente los EE.UU., pero también China, cada uno de ellos con una cosmovisión y unos intereses diferentes, aunque no siempre incompatibles. Nos centraremos también en Brasil y ciertas organizaciones regionales de índole diversa, pero con influencia sobre la misma

DOS CONCEPTOS DE GEOPOLÍTICA

“La Geopolítica concibe al Estado como un organismo geográfico o como un fenómeno en el espacio”, Rudolf Kjellen (Suecia, 1864 – 1922), La geopolítica no es una realidad estática como la geografía, está en lenta pero permanente evolución. Afirma Kattalin Gabriel-Oyhamburu4 , que la geopolítica es dependiente del momento histórico en que se produce. Durante mucho tiempo ha estado asociada al Estado y al principio de soberanía nacional, pero ahora se está reformulando: la escasez de energía, agua y recursos alimenticios, esencialmente vinculada al acceso a los mercados de los países emergentes, ha reestructurado la arquitectura global e introducido nuevas prioridades geopolíticas.

ESTADOS UNIDOS Y LA GEOPOLÍTICA DEL PODER Y LA HEGEMONÍA

Uno de los responsables de la evolución conceptual de la geopolítica y fundador de la revista Hérodote Yves Lacoste define Geopolítica:«El término «Geopolítica», utilizado en nuestros días de múltiples maneras, designa en la práctica todo lo relacionado con las rivalidades por el poder o la influencia sobre determinados territorios y sus poblaciones: rivalidades entre poderes políticos de todo tipo – no solo entre estados, sino también entre movimientos políticos o grupos armados, más o menos clandestinos- y rivalidades por el control o dominio de territorios de mayor o menor extensión. Los razonamientos geopolíticos ayudan a comprender mejor las causas de tal o cual conflicto, en el seno de un país o entre estados , así como considerar cuales pueden ser las consecuencias de esas luchas entre países más o menos alejados y a veces incluso en otras partes del mundo»5 . Y como afirma Arendt: «En última instancia, el poder es la capacidad de obtener los resultados deseados. El poder no necesita justificación, al ser inherente en la propia existencia de las comunidades políticas, pero lo que sí necesita es legitimidad… La violencia puede ser justificable, pero nunca será legitimada…Nadie cuestiona la violencia en autodefensa, porque el peligro es no solamente claro sino que está presente, y el fin como justificación de los medios es inmediato »6 . Para Gearoid O. Tuathail, la geopolítica se refiere al poder y la hegemonía con sus componentes duales de dominación y consentimiento. En este sentido, la geografía del mundo no es una construcción neutral de la naturaleza, sino más bien el resultado de la competencia de los poderes sobre la organización, la ocupación y la administración del espacio.

Link:

http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_analisis/2016/DIEEEA15-2016_Geopolitica_Sudamerica_ESRD.pdf

Fuente:

http://www.ieee.es/regiones-geopoliticas/america/sudamerica/2016/DIEEEA15-2016.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s