Rusia e Israel se acercan para ganar influencia en Oriente Próximo

Vladimir Putin y Benjamin Netanyahu anuncian su deseo de crear una zona de libre comercio entre la Unión Económica Euroasiática (UEE) e Israel

Israel no ha castigado a Rusia por su papel en Ucrania y permite la participación de empresas rusas en los proyectos energéticos nacionales

El presidente ruso, Vladimir Putin y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, han dado un paso más en el acercamiento de ambos países no sólo en el ámbito económico sino en el de la seguridad.

Ambos se han reunido en Moscú por segunda vez en menos de dos meses. La última visita del líder israelí a la capital rusa fue el 21 de abril. Entonces Netanyahu habló con el presidente Putin sobre una coordinación militar para evitar incidentes entre aviones israelíes y rusos en el espacio aéreo sirio.

En total Netanyahu y Putin se han reunido en Moscú tres veces este año mientras contemplan el fin de un ciclo en la Casa Blanca durante el cual la influencia de Estados Unidos en Oriente Medio ha disminuido. En ese nuevo contexto, Moscú puede ser un actor clave e Israel lo sabe.

“Prestamos gran atención a la agenda internacional y abordamos la situación difícil en la región de Oriente Próximo, en particular, en Siria”, ha señalado esta tarde Putin en una rueda de prensa después del encuentro. Israel no quiere que Irán y el movimiento chií libanés Hizbulá salgan reforzados de la confrontación siria, aunque ha evitado enfangarse en ese conflicto. Pero Israel ha efectuado más de una decena de ataques aéreos en Siria desde 2013.

Ahora el líder ruso y el israelí quieren crear una zona de libre comercio entre la Unión Económica Euroasiática (UEE) e Israel, según ha anunciado este martes el presidente ruso. “Firmamos varios acuerdos mutuamente importantes en los ámbitos de energía, agricultura, pensiones, seguridad social y regulación aduanera”, ha declarado Netanyahu, quien ha recordado que “nuestras puertas están abiertas para las empresas de todos los países que tienen una enorme experiencia de explotar yacimientos de gas, incluida Rusia”.

Mientras que Europa ha castigado a Rusia por su papel en Ucrania, Israel no ha limitado la participación de empresas rusas en los proyectos energéticos nacionales, incluyendo los de gas y de la explotación de otros yacimientos, ha explicado el primer ministro.

Ambos países mantienen vínculos estrechos en parte gracias a su población, que tiene un pasado compartido. La comunidad rusófona en Israel es la tercera más importante en tamaño después de EEUU y Alemania. Pero en términos porcentuales es la primera, pues de poco más de ocho millones de ciudadanos israelíes, más de 1,2 millones llegaron de la extinta Unión Soviética, según la agencia rusa Sputnik.

Fuente:

http://www.elmundo.es/internacional/2016/06/07/57570cace5fdea2e618b4662.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s