La Argentina, cerca de perder un cargo clave en el mundo

central-nuclear-atucha_claima20160909_0297_28

Con tres centrales nucleoeléctricas en pleno funcionamiento, una en construcción, una recientemente anunciada (a construirse con China a partir de 2017), dos más proyectadas, (una segunda con China y otra con Rusia), una empresa exportadora de tecnología de punta (INVAP), la Argentina no tiene el rol internacional que le correspondería.

Nuestro país, golpeado por las crisis económicas cíclicas y los períodos de aislamiento, solo tiene un real peso político a nivel mundial en materia nuclear.

Por estas y otras razones, no se entiende por qué el presidente Mauricio Macri no haya decidido todavía apoyar públicamente o retirar la candidatura del representante argentino ante la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, a la dirección general para el período 2017-2021, a poco de que empiece la conferencia general de ese organismo este mes en Viena.

La canciller Susana Malcorra había dicho, en diciembre pasado, que la decisión estaba “a consideración del Presidente”.

Se espera que no suceda lo que pasó con la ex presidenta Cristina Kirchner quien desaprovechó la candidatura del embajador Rogelio Pfirter a ese cargo por cuestiones de política interna.

Grossi es un diplomático de carrera y experto en temas nucleares que ya fue director general adjunto del OIEA. En ese puesto, tuvo a su cargo las cruciales negociaciones entre la OIEA e Irán por su plan nuclear con fines militares que desembocó en los acuerdos alcanzados de 2015 que trajeron disten- sión al mundo y apoyó Obama.

Hasta junio de este año presidió el Grupo de Países Suministradores Nucleares. El rol de Rossi en esos organismos fue destacado por la presidenta de la fundación de No Proliferación para la Seguridad Global (NPS Global), Irma Argüello, un voz reconocida en el tema.

Las consultas informales a favor de esa candidatura argentina al OIEA se vienen desarrollando de modo discreto desde junio de 2013 y cuentan con el apoyo del sector nuclear argentino en su conjunto, incluyendo la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN), el operador y constructor de centrales argentino Nucleoeléctrica Argentina (NASA) e INVAP.

En fuentes diplomáticas, se afirmó que ya se logró el respaldo informal a la candidatura de Rossi de China, Rusia, Arabia Saudita, Jordania, Emiratos Árabes, la India, Pakistán y Sudáfrica, además del Grupo latinoamericano en su conjunto. Suiza y Canadá adelantaron también su interés en hacerlo. Estados Unidos, no se ha pronunciado ya que está en campaña electoral, pero manifestó off the record que “da la bienvenida a esta candidatura”. Además, para Washington es incómodo que el japonés Yukiya Amano busque un tercer mandato en la OIEA. La política de no proliferación nuclear que Argentina construyó junto a Brasil, tras los acuerdos entre Alfonsín y su colega José Sarney de 1986, abrieron el camino al Grupo de los Seis por la Paz que creó el ex presidente radical. Ahora la Argentina está frente a una oportunidad histórica de manejar la OIEA.

Tras los traspiés que sufrió la candidatura de la canciller Susana Malcorra a la secretaria general de la ONU, no vaya a ser que la Argentina se quede sin el pan y sin la torta.

Fuente:

http://prensa.cancilleria.gov.ar/la-argentina-cerca-de-perder-un-cargo-clave-en-el-mundo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s