Un Ministerio de Defensa ausente

17/01/2017

 

El año parece no comenzar con optimismo en Defensa, y por como viene la mano, las cosas no cambiarían mucho durante un buen tiempo.

El sabor amargo y el bajo animo que existe en las fuerzas se ata muy bien tanto a factores simbólicos, como a factores económicos. El cierto interés que despertó el cambio de gobierno en las esferas castrenses se eclipso con la sucesiva omisión política a las solicitudes de re equipamiento, operatividad y de mejoras salariales. Nada de eso llego. Por el contrario, la crisis caló hondo en las distintas instituciones encargadas de velar por la seguridad nacional.

En definitiva, el presupuesto de defensa se derrumbo durante 2016 a una cifra que medida por el PBI, termina por ser histórica para la Argentina. Este presupuesto por debajo del 0.9% y que equivalieron a unos 4200 millones de dolares para todo el año, se coronaron con un gran nivel de subejecución presupuestaria, y con partidas de inversión minúsculas frente a mas del 81% del presupuesto de defensa que se va en gastos corrientes.

Y el efecto de todo esto no deja de ser una disminución de la operatividad de sus sistemas y sus hombres de armas, y un aplazamiento (que a esta altura parece eterno) de la posibilidad de reemplazo de material. No hay que hacerse demasiadas ilusiones: el 2016 represento en cuanto a adquisición e incorporación de material la misma posibilidad de que alguien elija a la Antártida como destino para pasar sus vacaciones de verano.

La mala analogía viene al caso. El ausente Ministerio de Defensa ha puesto todas sus fichas comunicacionales en una Campaña Antártica que ha sido salvada por la labor, experiencia y esfuerzo de los hombres de armas, dejando al borde de la baja operativa a muchos de los sistemas que tienen que hacer el transporte de científicos y pertrechos a las diferentes bases que posee nuestro país en el continente blanco. Hay que recordar que el desenlace en cuanto a la definición de hacer una “campaña con medios propios” parte exclusivamente de los sucesivos errores administrativos que surgieron en cuanto a expedientes administrativos dentro del Ministerio.

Hoy por hoy parecería que la política de defensa sigue siendo un tema tabú. El Ministerio encargado de esta área no tiene peso especifico al lado de otros ministerios, y en función de esto, la posibilidad de un verdadero cambio evolutivo y positivo en el sector parece sumamente lejano.

Lejos quedaría que el sector militar y el civil aúnen esfuerzos en tratar una Ley de Financiamiento de las Fuerzas Armadas o incluso una reformulación de la Ley de Defensa Nacional que se ate a las necesidades y desafíos que posee el sistema de defensa nacional de cara al futuro.

Tengamos en cuenta que el discurso de hace años sobre la matriz industrial militar argentina y su contribución al desarrollo nacional queda en eso, un discurso. Argentina, contrariamente a Brasil, no ha normativizado una real contribución del sector militar al desarrollo tecnológico, productivo e industrial. Por otro lado, con la Ley de Reforma de las Fuerzas Armadas a finales de la decada del 90 se ha avanzado en misiones secundarias a las fuerzas. Estas misiones secundarias no dejan de mostrar números bastante elocuentes para entender cual es el interés que existe por la defensa: en cuanto a Operaciones de Paz la Argentina contribuye en 4 de las 14 misiones que existen. De esas 4, solamente 1 posee mas de un centenar de efectivos (Chipre con 265). Si hablamos de narcotráfico, tema fuerte en la opinion publica (y que se debe una real discusión constructiva), ninguna de las fuerzas ha recibido material para desarrollar esa -inconveniente- tarea.

Otra mision secundaria, el despliegue ante casos de emergencia marca un talón de aquiles para el Ministerio. El perfil bajo del ministro de defensa se levanto durante la entrega de premio del Rally Dakar, mientras las inundaciones y la crisis ambiental movilizaban la voluntad y el sacrificio personal de las fuerzas a las zonas de desastre.

Por ahora la República Argentina se tiene que acostumbrar a un Ministerio de Defensa ausente.

Fuente:

https://www.zona-militar.com/2017/01/17/un-ministerio-de-defensa-ausente/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s